Perfiles norsantandereanos

Juan Diego Aguirre, nuestro pasante de periodismo en Norte de Santander, ha dedicado los últimos meses a buscar artistas de la región. Su proceso de selección ha sido, más bien, aleatorio. Juan Diego contactó a una gran diversidad de creadores que trabajan igual cantidad de técnicas y aproximaciones a la práctica. Algunos de ellos accedieron a conversar con él; otros, prefirieron no hacerlo; y unos más contactaron a Juan Diego con nuevos actores de la escena cultural.

El resultado de su investigación lo publicaremos en esta sección semanalmente. Todos los textos y la imágenes que los acompañan son de autoría de Juan Diego. Y, nos parecen, dan pistas sobre la manera como se construye el campo en la región: ¿quién se considera (o es considerado) artista?; ¿cuáles son las técnicas preferidas?; ¿cuáles son las particularidades de los procesos de formación?; ¿qué están produciendo los nuevos talentos locales?; entre muchas más.

Si Ud. es artista y le gustaría conversar con Juan Diego, puede contactarlo via correo electrónico en cachastanya@gmail.com

 

________________________________________________________

VIVIANA, LA PRODUCTORA AUDIOVISUAL

 En esta ocasión conoceremos una joven cucuteña que, desde su oficio, se ha desempeñado en diferentes áreas artísticas en los departamento de Santander y Norte de Santander. Además, ha participado en varios eventos internacionales representando a su universidad y la tierra motilona.

Sin más preámbulos, ella es Viviana Pineda Afanador de 22 años, profesional en las artes audiovisuales, egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. A lo largo de su carrera ha ejercido cargos como: dirección de arte, dirección de sonido, producción, asistente de producción. Además, es violinista empírica, ama la música y pertenece en la actualidad a la Orquesta

Desde pequeña le gustaba el arte, viene de una familia de músicos, su abuelo es el director de la Orquesta Juvenil de Cúcuta y sus hermanas son violinistas “me metieron para que esas raíces no se pierdan. Uno le agarra seriedad con el instrumento y me encanta”, señala Viviana recordando los viejos tiempos.

 En esta medida, “no me pintaba en una oficina sentada dentro de cuatro paredes, y me empecé a meter con la parte cinematográfica, a mí me gusta esto”. La bisoña productora audiovisual siguió su recorrido obteniendo condecoraciones rápidamente: En el Festival Internacional Documental de Texas, ganó con su documental Pabellón Ellas. La felicidad era incomparable, tanto así que, fue el primer premio internacional para la facultad de la universidad. El éxito no paró allí, su documental recorrió innumerables festivales nacionales y al mismo tiempo realizaba otras obras audiovisuales. Para no dejar de lado la pasión por el violín, dictaba clases personalizadas y, cuando regresaba a casa, después de un arduo día de trabajo, practicaba.

 Más tarde llegó a Bogotá y trabajó para la productora RTI  como asistente de producción en la serie de televisión EL ESTILISTA. Sin embargo, tras una llamada proveniente de Cúcuta, ella decidió regresarse a su ciudad natal y afrontar un nuevo reto en su carrera profesional. “Venir a la casa un  tiempo después de que tanto estuve afuerita es emocionante. Creo que me gustan los retos y en la actualidad es la coordinadora regional del proyecto nacional Las Fronteras Cuentan, un proyecto de creaciones de contenidos del Ministerio de Cultura en las regiones de frontera.

 Sin embargo, Viviana quiere seguir estudiando “fuera del país y me veo como una persona de cambios, hacer cosas en lugares donde no lo hay e influir en las personas positivamente, más allá, porqué uno puede cambiar un entorno”.

____________________________________________________________________

NELSON ALEXIS, TALENTO JOVEN EN ILUSTRACIÓN


Al caminar por las callejuelas del centro de Cúcuta se pueden diferenciar escenas: una chica hermosa que contornea su cuerpo al cruzar un semáforo; un hombre meditativo fumando su pipa al frente del Ventura Plaza; un vendedor de pasteles pendiente de que no se vayan sin pagarle o un gato corriendo porque lo espantó el sonido de los autos.

 Pues bien, Nelson Alexis no pasa desapercibidos esos momentos, se encarga de inmortalizarlos en una foto mental para luego trabajarla y pulirla en su aposento. La inspiración lo lleva al dibujo y los trazos, primero sobre el papel y luego hace un boceto perfeccionado. Finalmente, en el computador, con delicadeza y sutileza, la obra se culmina maquillada de texturas y pinceles.

 Nelson, de 18 años, es un ilustrador en formación del SENA, le gusta pintar rostros y caricaturas “más que todo de mujeres”, nunca tuvo otra intención de escoger otra profesión, no le gustaban las carreras cuadriculadas.  Además, practica con la acuarela, empero “estoy en proceso de aprendizaje”, asegura el bisoño talento.

 Hace poco ganó un concurso en el SENA “Sena Short Film Festival”, donde participó junto a otros compañeros, con un cortometraje “Wake up”, y figuró ejecutando el rol de la fotografía y apoyando el guión. En la actualidad, cumple diferentes roles en la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero; hace videos promocionales, logos, participa en el posicionamiento de la imagen corporativa, fotografía y video, “acá viene mucha gente que tiene muchos conocimientos, que maneja mucho el arte. Un lugar abierto donde se pueden expresar”, señala Nelson contento en el lugar que labora.

 Por otro lado, el estilo de Nelson va hacia el romanticismo, le gustan los colores vivos que reflejen esa época y el erotismo, el amor, la sexualidad, estén presentes en las creaciones. Las mujeres, por cierto, le llaman la atención. Nelson quiere seguir practicando con la ilustración y pretende profundizar en el campo audiovisual, sobre todo, como él lo específica, con la realización de cortometrajes de ficción.

_______________________________________________________________

EL ARTE CONTEMPORANEO DE ROCÍO

 

En esta ocasión conoceremos a una artista visual que, desde el arte contemporáneo, plasma sus creaciones mediante toques urbanos, psicológicos, vanguardistas e innovadores. Además, su recorrido la llevó a explorar el mundo bohemio de las pinturas, la música y el conocimiento que florecía en la ciudad fronteriza. Pues bien, hablamos de la cucuteña Rocío Sánchez, lleva consigo más de 15 años en la experiencia con la pintura, empero, desempeña otras vertientes como los grabados e ilustraciones.  En la actualidad, estudia licenciatura en Artes en la Universidad de Pamplona y se ha destacado con distintas obras a nivel nacional.

 

 Rocío, en el campo profesional, inició con ilustraciones en las ferias del libro en Bogotá donde las caricaturas y comics eran protagonistas. Incluso, elaboraban tarjetas para días especiales, como el amor y la amistad, día del padre, día de la madre, etc. La música jugó un rol importante en su estilo: el Metal y el subgénero Black Metal, la ayudaron a ver el potencial y las habilidades que tenía. La mayoría de eventos eran musicales y de visita en visita, las exposiciones, el ambiente cultural, intelectual y artístico, de a poco, le cautivaron en la ciudad fronteriza.

 Sin embargo, la joven artista asegura que, “antes las exposiciones que se hacían en la ciudad eran chéveres, tenían mejor trascendencia, se empeñaban más en mostrar, había mayor interés de ambas partes. Antes se notaba el esmero y el esfuerzo del artista”. Sus obras se han expuesto en Bogotá y en Bucaramanga, como pasó recién; allí la sensualidad, el erotismo, los hombres con cabello largo y las mujeres voluptuosas son algunos rasgos característicos que refleja en las series.

Rocío espera seguir en ese camino del aprendizaje y la investigación. En un futuro pretende enseñar sus conocimientos para transformar realidades y que los niños, desde el arte, lo conozcan de una manera lúdica y recreativa.

 

________________________________________________________________

DANIEL GRIMALDOS, EL ARTISTA VISUAL

Tengo un don por la fotografía, un don por la imagen y quiero explotarlo al máximo

 

Observar el cielo, ver más allá del firmamento, de un sol, de las nubes o del color. “Cada elemento de una composición tiene una finalidad”;  Daniel Grimaldos trasciende en sus obras, su angustia lo lleva a contemplar los albores de la naturaleza y del ser humano. La simbiosis del artista con su entorno. Daniel Alberto nació en Cúcuta, vivió su infancia al lado de sus abuelos, ellos le enseñaron la historia de ciudad –que por cierto, le fascina-. Además, le inculcaron los principios del conocimiento. El menor de los Grimaldos era un lector empedernido de los libros de la biblioteca de la ciudad, un investigador ambicioso.

Así y tras varios esfuerzos personales, Daniel accedió a su primera cámara, su “nena”, la canon T1I, fue amor a primera vista. Tras ello, comenzó el largo camino por conocer ese extraño artefacto; al mismo tiempo aprendió de sus “maestros”, personas que le enseñaron valores y conocimientos en las artes visuales. Luego de haber vivido en Tunja y en Venezuela, se abrió campo en la ciudad fronteriza y se relacionó con los diferentes movimientos culturales. Creó con su hermano mayor, David Grimaldos, un colectivo artístico; aprendió la labor del montaje de obras de arte; ha sido mediador y guía en las exposiciones artísticas de la ciudad; asistente de fotografía en múltiples cortometrajes locales; mejor dicho, un artista perturbado por aprender.

 

De ahí que sea reservado, silencioso. Su vestimenta y contextura delgada lo hacen ver conservador y analítico; paradójicamente, el cabello lacio y negro reflejan un movimiento contracultural y libertario en su personalidad, empero en el instante que se para frente a una obra, la dialéctica y la prosa fluye como un río de palabras que se evaporan en el rocío. Así es Grimaldos, un artista visual que tiene como objetivo seguir construyendo vínculos con la sociedad; quiere en un futuro estudiar cine en Venezuela; aprender de la fotografía análoga y a partir de su arte, seguir compartiendo su filosofía visual.

 

________________________________________________________________________________________________________________

 

YADIR, EL ILUSTRADOR

Yadir Alarcón Saavedra lleva una pequeña libreta de notas; en ella, se ven figuras de personas, animales, rostros y formas. No le gusta que sean dibujos definidos, más bien de “trazos irregulares”;  para hacerse una referencia –y eso que distante-, semejante a los dibujos animados de South Park.

Para crear, hace hincapié en los momentos de inspiración, con ello, las imágenes mentales son plasmadas de inmediato en las pequeñas hojas de block. De ahí, el proceso lo lleva a una computadora y los bosquejos los transforma a través de los editores gráficos, como Photoshop.

La obsesión de Yadir es rayar, necesita producir, comunicar un mensaje a la sociedad, busca la cotidianidad desde otros puntos de vista –saliéndose de la forma habitual de un pollito amarillo, por ejemplo-, crear composiciones primitivas y simétricas que tengan su toque personal.

La metodología de aprendizaje va desde la improvisación –la pantalla en blanco, algo que para muchos creadores es un martirio-, los ejercicios continuos, hasta despertarse a las 3 de la mañana y dibujar lo que recuerde de su último sueño.

Con todo este repertorio ha diseñado varios carteles para concursos y eventos en la ciudad de Cúcuta, su emprendimiento lo llevó a trabajar como productor multimedial en la Biblioteca Julio Pérez Ferrero. Yadir, de 24 años, es actualmente estudiante del SENA y tiene un blog en internet donde expone sus obras.*

Diego Sánchez “Dipacho”, reconocido artista nacional y diseñador gráfico de la Universidad Nacional, es una de sus fuentes de inspiración, tanto así que, hace poco pudo conocerlo y logró compartir sus creaciones.

Ante todo el talentoso ilustrador cucuteño busca trabajar con las ideas de los niños –no solo escribirlos-, adornar de imágenes  los textos de los menores y hacer los diseños para un libro infantil.  En suma, “generar un equilibrio a todo lo simétrico que hay en una composición”.

* Blog personal de Yadir: http://yadiralarcon.blogspot.com/

 

 

 

 

 

 

 

______________________________________________________________

EL SURREALISMO DE CARL ADOLFO

 

IMG_2258.JPG

Al transitar dentro del claustro universitario, Francisco de Paula Santander, para muchos es común ver arengas revolucionarias pintadas de forma fragmentada a lo largo de las paredes. Sin embargo, algunos curiosos se detienen a ver –recientemente- pinturas que han transformado la arquitectura del centro de educación superior, en cultura de información.

Carl Adolfo –seudónimo-, estudia arquitectura y con tan solo 20 años ha sido el precursor de diez murales que revisten de conocimiento a la universidad. La mayoría, replicas e inspiraciones basadas en reconocidos artistas internacionales, Salvador Dalí y el ruso Vladimir Kush.

-“ El primero que hice fue Sueño, de Salvador Dalí; es un cuadro sencillo. Al hacer ese mural vi que quedó bien, entonces hice La persistencia de la memoria”.

Actualmente, planea componer nuevas pinturas. A través de éstas, de inspiración surrealista, quiere transmitir múltiples mensajes y conceptos, o como él denomina, información.

-El surrealismo tiene una idea, mensaje e historia. Se puede ver, admirar, pero además aprender de él. Yo quiero implantar ideas, enseñar a las personas.

Las obras que más destacan de Carl Adolfo son: Variante sin reflejos (2013) y Da despliegue (2014). Cargadas de colores cálidos y contrastes, el cucuteño se dirige al entorno, busca educar por medio de las imágenes.

- “Es más fácil transmitir una información con una imagen que con un escrito. La comunicación es mucho más fácil por medio de imágenes. Creo que hacemos imágenes para que la gente disfrute, vea y aprenda sobre el conocimiento, no como algo aburrido, sino algo divertido”.

El estudiante de arquitectura buscar seguir en la creación de imágenes figurativas, del estilo clásico, además, se vislumbra en los museos de Paris, España y Estados Unidos.

NOTA: Nombre real Carlos Adolfo Lizcano

________________________________________________________________________________________________________________

 

“NO SOY FAMOSA, PERO DENTRO DE MI MUNDO, ME GUSTA MUCHO EL ARTE”, ESPERANZA.

 

La habitación iluminada por el calor del ocaso. Una silla, un televisor de los antiguos y un lienzo adornaban la instancia, y ella, Esperanza Gómez, garabateaba en el cuadro. Empedernida en la obra, retocaba colores y pulía sombras. Esperanza Gómez exhala y pasa la mano sobre su frente. El sudor se derrama en la piel consumida, se limpia con un paño blanco y se acomoda erguida sobre su espalda.

-“No soy famosa, pero dentro de mi mundo, me gusta mucho el arte, lo comparto y disfruto de los artistas famosos y profesionales.”

La figura materna resalta en su rostro y bajo su marco, en los ojos claros como la miel. Tiene 56 años y nació en Manizales, lleva varios años en Cúcuta y, en  el poco tiempo que le dedica a su profesión, hace pinturas, manualidades, trabaja el crochet y el papel.

El apartamento donde vive no es el de un artista, decenas de cajas salpican el interior a causa del trabajo de su esposo, pero sus obras, repartidas en varias paredes, hablan por sí solas. Colores cálidos y paisajes naturales; el tejido a crochet en bolsos, sombreros, bufandas, guantes y blusas; el origami y la piñatería es la magia que reparte a sus parientes y allegados.

- “En mi mente quiero tener una piñatería y vender las piñatas y realizar dibujos o regalos para que la gente pueda tener detalles con sus amistades”- asegura Esperanza con ojos de ilusión que miran hacia algún firmamento – “Cuando quieran van a la tienda mía y yo les ofrezco con mucho cariño”.

Esperanza sonríe como una niña y sigue sobre su lienzo, esta vez compone un paisaje en contraluz. Trabaja el óleo y el acrílico, combina los colores en composiciones cautivadoras y de sentimientos personales y experiencias de vida.

-“Me motiva el instante, de pronto veo algo bien bonito y el atardecer me inspira; las conductas o comportamientos del ser humano, me inspiran; el compartir la composición de los colores o la ubicación del paisaje con el hombre o las composiciones geométricas, eso me parece maravilloso. Esas motivaciones a nivel personal me inspiran mucho”.

A Esperanza Gómez le gusta la historia del arte, admira a Salvador Dalí y sigue las creaciones de Leonardo da Vinci, asegura que es un arte hermoso y riguroso. Rigurosa en las creaciones, por eso la dedicación y concentración diaria en una obra.

Finalmente termina el cuadro, el momento clímax del artista, Esperanza observa la materialización de su mente. Sostiene el cuadro, la mirada alegre y puericia sumerge la instancia, busca una  aprobación; su felicidad es el momento más feliz de mi vida.

________________________________________________________________________________________________________________

 

ANDRÉS RICARDO CARVAJAL CASTRO

 

El programa ¿Quién quiere ser millonario? había comenzado tras una pausa de comerciales. En la presentación, la cámara hizo un paneo sobre el lóbrego escenario. Una luz tenue violácea en el centro del set iluminaba al competidor y director que se interrogaban en silencio. Espectadores y televidentes esperaban el veredicto. 

El presentador escrutó al joven; la respuesta. Dentro de la mente del cucuteño resonaba la opera de “Tanhausser”. Sabía la respuesta, pero no quería arriesgar. Con semblante nervioso decidió no alargar el suspenso y darle un punto de giro a la escena. Una variación rápida de la ópera retumbó en su mente. Desde la oscuridad  se materializaron sillas, asistentes, cámaras y luces. La gesta épica del concursante más joven hasta la fecha había culminado. Se retiraría con más de 15 millones de pesos en el bolsillo, en su mente resonaba el “poeta”.

Una semana después, en la universidad, este mismo joven, atrevido y orador, arremetió contra la muchedumbre en medio de una ponencia de un reconocido artista bogotano, declamaba por un mejor comportamiento de los asistentes. De esta manera conocí a Andrés, primero por la televisión y luego en la universidad. Arriesgado, aventurero, talentoso e inteligente.

Desafortunadamente en la ciudad fronteriza no se valora la cultura artística y literaria.  Andrés, de ademán continuo, efusividad gestual y vocablo técnico, explica las consideraciones que tiene al respecto.

-“Acá, un artista, lo consideran como la persona bohemia que se la pasa todo el día ebria en la biblioteca y lanzando arengas. Por ese lado, no me considero un artista. Sin embargo, vengo desarrollando mis obras literarias y  me involucro en los procesos de la ciudad hace mucho tiempo.”

Desde que tiene uso de razón crea historias. A los 12 años se ganó un concurso de cuento, a los 21 se ganó el concurso nacional de microrelato “200 años, 200 palabras”. Luego profundizó en la poesía, para Andrés Ricardo Carvajal Castro la poesía es algo más que versos.

- “Es que la poesía surge así de la nada”; pero no, en realidad tiene una estructura. La poesía no se da al azar, es algo muy serio y tiene que ver con las imágenes que usted gesta al escribir. Consideraba más difícil la novela, pero la poesía es muy compleja.

De largo recorrido en el periodismo local: Caracol Radio, La Opinión, El Editorial, Somoslarevista y Qhubo. El olfato de contar y rebuscar historias lo combina con la pasión literaria, ha estado en varias antologías a nivel nacional e internacional.

- “Aparezco en la antología internacional, Al este del arco iris”. Ese libro fue publicado en Florida y no me di cuenta- asegura Andrés un tanto desilusionado.

No se considera artista, pero tiene pasión por el arte. Recientemente, quiere profundizar en el cine haciendo adaptaciones a guión sobre cuentos y relatos; también, adaptaciones al teatro y hacer guiones de cómic.

- “El dinero llega, desde que no me falte mi familia, ahí voy.”

________________________________________________________________________________________________________________

 

LAS CREACIONES DE ATENEA

Nació en Bucaramanga, pero se siente cucuteña, vive hace más de 17 años en la ciudad fronteriza que la vio crecer y proyectarse como artista. Atenea, como se hace llamar, parece tener 19 años. Sin embargo, tiene 27, una juventud que desborda en su físico y en sus obras.

Atenea es fotógrafa, pinta y practica la danza contemporánea. Todos estos dones se los debe –paradójicamente- a sus problemas de comunicación. “Era difícil hacerle ver a las personas y comunicarles algo a cerca de mí. Pero, con los niños no tengo problemas para comunicarme”.

En una visita a Bogotá su talento floreció en el momento que cautivó a una niña con sus dibujos. “No sabía cómo hablarle o decirle que me interesaba, entonces me dio por hacerle un dibujo y logró tener un efecto. Era una forma de comunicarme y de ahí empecé a explorar”.

Frida Kalho es una fuente de inspiración, pero Atenea lleva sus creaciones más allá, deja de lado la tristeza y desesperación y expresa el sentimiento del instante. Rostros, contrastes de colores, expresiones y  últimamente árboles con ojos en las hojas –por los sueños que ha tenido-, son algunos rasgos característicos de sus pinturas.

“Si yo pinto, me parece que allí plasmo todo, creo cosas a partir de lo que yo soy”. Además, Atenea estudia matemáticas y asegura que tiene mucho que ver con el dibujo. Los trazos geométricos son constantes.

Atenea participó dos veces en El Salón del Agua y ha realizado varias ilustraciones para revistas culturales y, en eventos privados, ha practicado la danza contemporánea y el teatro.

 “No tengo expectativas en lo famosa que pueda llegar a ser. Quiero seguir explorando y el que lo quiera ver bueno y el que no también. Contar lo que siento y listo”, concluye la artista cucuteña.

 

________________________________________________________________________________________________________________

 

CAROLINA DELGADO: “ESTO ES MI PASIÓN”

 

La pasión de Carolina Delgado Saavedra de 24 años es el maquillaje artístico y de efectos especiales. Sin embargo, la polifacética artista lleva una larga trayectoria cultivando múltiples disciplinas para entrar al competitivo mercado laboral.

De mirada severa y prudente, pero al mismo tiempo reflejando una sonrisa luminosa y carismática, Carolina demuestra que su arte se materializa a través de la decoración de la piel, el diseño de vestuario, la pintura, el montaje artístico en escena o los accesorios creados por ella.

Holocausto, Carolina Delgado

Holocausto, Carolina Delgado

“Me gusta más los efectos especiales, estoy en ese constante estudio, es un largo camino.  Me inspiro en el drama, soy muy dramática, me inspiro en las cosas angelicales; contrastes entre blanco y negro; me inspiro en las obras naturales y en los animales”, asegura la cucuteña de nacimiento.

La vocación por el arte viene desde la infancia, practicaba teatro en el Colegio Cardenal Sancha, lo que la ha llevado en la actualidad ha desempeñar varios personajes en obras de teatro, cortometrajes y programas de televisión de la ciudad. A su vez, ha sido la encargada de la dirección de arte y puesta en escena de varios productos audiovisuales.

“Comfanorte me apoyó, les conté lo que estaba haciendo y me dejaron, me permitieron entrar para hacer lo que sabía”, así lo confirma Carolina, resaltando su papel detrás de cámaras en el reciente trabajo audiovisual, Danza Falaz.

Estudió Diseño de modas y su trabajo de grado fue la Colección Animal Print, inspirada por los animales, las fuentes de colores, paisajes y colores cálidos.

“Lo hago por profesión, y para adquirir más conocimientos.  En la parte cultural puede haber un aporte de mi profesión, para que las personas se vean bien, se sientan diferentes”.

Además, ha participado en varios concursos regionales con obras artísticas como Holocausto, donde hace una crítica al ser humano a causa de la contaminación ambiental.

Su proyecto a largo plazo es tener el propio salón de belleza integral que, además, provea al sector cinematográfico las demandas de maquillaje artístico y los efectos especiales para películas. 

________________________________________________________________________________________________________________

 

CRISTIAN YORBA, EL ARTISTA AUDIOVISUAL


Cuando te deleitas observando las obras audiovisuales, experimentales y cinematográficas del realizador Cristian Yorba, puedes recordar productos europeos o largometrajes de cine arte, los famosos Planos Cannes de una duración alrededor de 10 segundos están presentes en sus creaciones.

Desde un principio, Yorba quería contar historias. De pequeño, se aventuraba con  sus muñecos de plásticos en diferentes sitios de su casa y recreaba escenas magistrales resultantes de su mente.

“De niño, creaba historias, como no tenía amigos jugaba con los muñecos de pasta, llegó un momento en que me aburrí de ellos porque no se podían mover. Un día los regalé, luego hice muñecos de hojas y los recortaba y jugaba con ellos; cuando me harté, los quemé. Luego, los hice cosidos, como muñecos de budú, quedaban gruesos. Lo que más me fascina es generar historias”, señala el joven talento de 21 años, nacido en Cúcuta.

Con ello, la fuente de inspiración germinó a raíz de la internet. Gracias a este medio de comunicación Yorba logró conocer directores extranjeros, apreciar cualquier género de cine y leer literatura universal de autores como Marqués de Sade, Henry Miller y Charles Bukowski.

Acompañado de amigos y personas interesadas en su arte, Cristian Yorba produjo (sin presupuesto) los cortometrajes El diablo en huesos, Lluvia y diferentes ejercicios experimentales. Sin embargo, “debería haber más unión, cada uno está tirando por su lado, el arte debe ser importante para hacer proyectos grandes”, resalta Cristian haciendo un llamado a los realizadores independientes de la región.

En la actualidad, Yorba piensa hacer un largometraje; la visión del cortometraje y los film-minutos le parecen muy reducidos, son limitantes para hacer grandes cosas e invertir largas jornadas de grabación.

“Me fascina el cine independiente, no necesitas recursos para darle vida a los personajes, hacer que se vean reales y ofrezcan la visión del director”, concluye el realizador audiovisual.